Un año de tormentas en el desierto para Maradona

Diego fue presentado en el Al Wasl en junio del 2011. En una temporada se  enfrentó con DTs, hinchas y periodistas, denunció una “conspiración”  contra él y su equipo. En lo deportivo, las sonrisas fueron pocas. Mirá un resumen minucioso del paso de Maradona por Emiratos Arabes.

Hace poco más de un año, el 4 de junio de 2011, el Al Wasl presentaba a Diego Maradona como entrenador del club. En este trayecto de 13 meses hubo de todo: escándalos, discusiones, peleas con los hinchas, victorias pero ningún título. Y pese a haber llevado al equipo hasta la final de la Copa del Golfo, la nueva dirigencia de la institución árabe decidió adelantar el final del ciclo del Diez.

Apenas en su presentación, Maradona encontró a su rival en el otro equipo de Dubai, el Al Nasr, más precisamente en su técnico, el italiano Walter Zenga. “Ya le metí muchos goles, ahora le voy a ganar muchos partidos”, chicaneó, recordando la definición por penales de la semifinal del mundial de Italia 90, cuando Diego le marcó el cuarto penal de la serie que dejó afuera a los locales. También se enfrentaron en reiteradas ocasiones entre 1984 y 1991, cuando Zenga atajaba para Inter y el número 10 brillaba en Nápoli.

En agosto, en tanto, Maradona ya anunciaba una renovación táctica en Emiratos Arabes, con “diferentes métodos de entrenamiento y nuevas estrategias”, y sumaba jugadores sudamericanos para hacer crecer al equipo, entre ellos al ex Godoy Cruz Mariano Donda. Pero arrancado el campeonato en septiembre los resultados buenos no aparecían y lo que sí surgió fueron sus problemas con la prensa: “Si vos tenés miedo por Al Wasl, no vengas a ver los partidos, quedate en tu casa y buscá otra forma de entretenerte”, les había dicho a los periodistas.

Tres días después de aquel incidente, el 23 de septiembre, Diego se volvió a enojar pero esta vez con un hincha que no le permitía sacarse una foto con una bandera que su nieto Benjamín le había colgado en la cancha y, entonces, le pateó la mano al fanático, que sólo quería tocarlo.

Cuando todo parecía encaminarse y los resultados positivos en la liga local iban apareciendo, llegó una dura noticia para el Diez: la muerte de su madre, Doña Tota, por lo que volvió a Buenos Aires por unas horas para asistir a su entierro. A su regreso, se emocionó hasta las lágrimas por el triunfo del Al Wasl 2-1 sobre la hora al Emirates Club, que le permitió a su equipo subir en la tabla hasta el segundo lugar, a tres puntos del líder Al Jazeera.

Pero, entonces, no tardó en llegar otra vez el escándalo en la vida del Diez: una denuncia por conspiración contra él y el Al Wasl. “Hay gente que quiere frenar el progreso de mi equipo”, había disparado Maradona, descontento con la decisión del consejo disciplinario de la Federación de Fútbol de los Emiratos Arabes, que suspendió al jugador Darwish Ahmed por “comportamiento inadecuado” durante el partido con el Al Shabab a comienzos de diciembre. Apenas unos días después, la Federación de Fútbol de los Emiratos Árabes lo sancionó con tres partidos de suspensión y una multa de 2.700 dólares por una discusión con Cosmin Olaroiu, entrenador del Al Ein.

El 2012 no arrancó mejor: si bien el equipo cortó una racha de cinco partidos sin ganar, el mal momento repercutió en la salud de Maradona, quien tuvo que ser operado de urgencia por cálculos renales. Pese a todo eso, se le dibujó una sonrisa cuando aparecieron rumores de un interés de la selección de Emiratos Arabes y un compromiso del club de liberarlo al final de la temporada para que pueda volver a ser el entrenador de un seleccionado, después de su experiencia con Argentina en el Mundial de Sudáfrica 2010.

El semestre terminó sin títulos y esa ilusión de volver a conducir un seleccionado se esfumó. El octavo lugar entre doce en el campeonato de Emiratos Arabes y la final perdida de la Copa de Clubes del Golfo contra Moharreq de Bahrein, parece, fueron motivos suficientes para el Consejo de Administración para decretar la salida de Maradona, pese al contrato de dos años que había firmado al llegar a Dubai. En sus vacaciones, Maradona se enteró que no debe volver a la ciudad árabe. Su próximo destino es aún una incógnita.

Fuente: Agencias

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Deportes

Favor dejar su Opinion:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s