Nueva moda en las prácticas eróticas: el sex friend

Sex friends: ¡desmontando la tendencia!El placer sexual se ha convertido en un tema de inspiración con múltiples variantes. Esta es la nueva moda en las prácticas eróticas: el sex friend. Desconocido hasta hace poco, ha destronado al intercambio de parejas y otras prácticas online y podríamos decir que las mujeres desempeñan un papel protagonistas: atrae principalmente a treintañeras y ejecutivas.

Al igual que la mayoría de las personas dispone de una red de amigos con los que compartir, según los gustos, la afición por las películas asiáticas o el golf las incondicionales de esta moda disponen de un amigo sexual, como su nombre indica, y no de un “amigo especial”. Un espacio en el que experimentar el sexo sin compromisos ni sentimientos.

Trabajadoras, urbanitas y sin tabúes….

“Es un fenómeno que implica principalmente a las mujeres treintañeras, ejecutivas, con muchos compromisos profesionales” señala Alain Héril. Están a favor de jugar con Eros pero con algunas condiciones: le echan el ojo a un amigo sexual, es decir, a un hombre, siempre el mismo, al que, preferentemente, se le de bien el sexo con el que pasan tórridas noches, incluso un días enteros…

El contrato no tiene ambigüedad posible: placer, una cierta complicidad, pero sin sentimientos ni celos ni temas que puedan desembocar en discusiones. Aunque sea un habitual, no es ni un amigo de la familia ni amigo personal ni mucho menos un confidente.

“Si tengo problemas en el trabajo, de salud o con mis padres, no es precisamente a él a quien se lo voy a contar”, señala Julia 32 años, seguidora de esta moda.

Un sex friend para dar placer de los sentidos

Chats, ventas de objetos en línea, foros de discusión… nuestra manera de abordar la sexualidad ha cambiado radicalmente, es innegable. La prueba es esta nueva relación con el placer, hasta ahora reservada a los hombres. “Las mujeres que siguen la moda del sex friend diferencian entre sexualidad y amor, separan las dos cosas” comenta Alain Héril.

La anterior sensación de culpabilidad que podía acompañar a la necesidad de probar cosas nuevas en cuestiones de sexo, ha sido sustituida por un instinto de mujer, más asumido. Los papeles se han invertido pero con una diferencia: las incondicionales del sex friend no enganchan un lío de una noche tras otro, sino que tienen a alguien fijo, lo que produce cierta seguridad.  Ser libre sí, pero sin por ello ponerse en peligro.

No es sex friend el que quiere…

Fuente de placer y antidepresivo, el sex friend debe reunir ciertos requisitos.  Que aquellos que siempre están refunfuñando, los que están demasiado preocupados por su reunión del día siguiente, por la crisis o por sus logros profesionales pasen de largo…

Estas mujeres no tienen nada de mosquitas muertas: están dispuestas a cabalgar, sin reservas, al lado del macho adecuado. ¡Claro! A ti no se te ocurriría llamar a David, fan de los cómics manga, cuando estás deseando ir a ver una peli rusa en versión original…

No hay tiempo que perder…

Sin sentimiento, ¡no hay placer! No para ellas… ¡al contrario! Detrás de esta elección particular se oculta otra resolución: la de no comprometerse. “No quieren correr el riesgo de caer en la rutina, ni enamorarse” explica Alain Héril.

Las razones son varias. Unas están inmersas en su carrera profesional, incluso desde un punto de vista emocional y afectivo. Los desafíos profesionales les producen grandes alegrías y también algunas frustraciones. En cuanto a la red de amigos, se establece alrededor de compañeros de trabajo con los que comparten afinidad. Son mujeres que tienen poco tiempo y menos ganas de perderlo en algo tan poco rentable como el amor.

Sex friend: no más sufrimiento

Una o incluso varias relaciones decepcionantes pueden igualmente ser el origen de este comportamiento. ¿Morder el polvo otra vez? No, gracias… ¡Ellas han jurado y perjurado que no les pasaría otra vez! Pero de ahí a privarse de una libertad recientemente adquirida…

La opción sex friend responde a la necesidad de protegerse, incluso si ellas prefieren reivindicar en primer lugar su derecho al placer…. Su visión del amor es errónea, y sucumbir al amor no parece que esté hoy en su lista de prioridades.

Sex friend: una etapa pasajera

La duración de este tipo de relaciones es limitada. “Es muy probable que, con cambio o sin él, el sexo femenino no se contente durante mucho tiempo con este contexto para satisfacer sus necesidades de placer” previene Alain Héril. Según su opinión, el sex friend es una etapa pasajera destinada a evolucionar y cuya duración gira en torno al año o, como mucho, dos años. Sin embargo, de la misma manera que un hombre casado abandona raras veces a su mujer, una seguidora de esta moda pocas veces se enamora su “amigo” como para pensar en poner un anillo en su dedo.

C. Maillard / www.doctissimo.es

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Salud & Sexualidad

Favor dejar su Opinion:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s