Ileana Ros-Lehtinen investiga si Ikea usó como mano de obra a presos políticos cubanos

“El uso de prisioneros de consciencia como trabajadores esclavos en la  contratación de una potencia extranjera es otra injuria a la nación  cubana por los hermanos (Fidel y Raúl) Castro en su búsqueda por  perpetuarse en su régimen ilegítimo”, dijo la republicana del estado de  Florida.

Miami.- La congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen consideró que de comprobarse que presos políticos de Cuba fueron usados para fabricar muebles de la cadena sueca Ikea a finales de la década de los años 80, “sería otra injuria de los hermanos Castro” a la dignidad humana y a la nación cubana.

“El uso de prisioneros de consciencia como trabajadores esclavos en la contratación de una potencia extranjera es otra injuria a la nación cubana por los hermanos (Fidel y Raúl) Castro en su búsqueda por perpetuarse en su régimen ilegítimo”, dijo la republicana del estado de Florida.

Según versiones del diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), Ikea utilizó presos de Cuba y de Alemania del Este tras suscribir un acuerdo con las autoridades de la extinta República Democrática Alemana (RDA), a raíz del cual intervinieron en la fabricación de sus productos prisioneros del territorio germano-oriental y de la isla caribeña.

La presidenta del influyente Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes del Congreso de EE.UU. expresó que esas alegaciones “ciertamente son impactantes por su total desprecio a la dignidad humana y a los derechos”, y sobre el particular señaló: “No me sorprendería en absoluto que los hermanos Castros pudieran hacer eso”.

“Insto a Ikea a continuar su investigación con respecto a estas alegaciones. Todas las empresas, incluyendo las grandes corporaciones, tiene una responsabilidad moral de asegurarse que no son utilizadas por regímenes tiránicos para violar aún más los derechos humanos”, dijo en un comunicado divulgado en Miami.

Ros-Lehtinen subrayó que de ser ciertas, “estas acusaciones de prensa son nuevos agravios en una larga lista de horrores cometidos contra los cubanos por parte de los hermanos Castro”.

De acuerdo con el diario alemán, un acuerdo se firmó en 1987 luego de que una delegación del Comercio de Artes y Antigüedades (KuA) y Delta Export Import, dos empresas de la RDA, visitaron Cuba.

La misión comercial habría contado al teniente Enrique Sánchez, representante de la firma cubana Emiat, que producía muebles de jardín para la cúpula política cubana.

FAZ indicó que esa empresa estaba vinculada con centros penitenciarios del Ministerio del Interior.

Un mes después de esa visita se firmó en Berlín el acuerdo correspondiente con Ikea Trading Berlín, una delegación de la empresa sueca en la entonces ciudad dividida.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Internacionales

Favor dejar su Opinion:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s